Segun el INE, las sentencias sobre arrendamientos urbanos han tenido la siguiente evolución en los últimos 4 años de los que se tienen datos: en el 2007 hubo 25.327, en el 2008 hubo 28.409, en 2009 30.036 y en el 2010 hubo 29.579.

La Ley de Arrendamientos Urbanos es la ley que regula todo lo que tiene que ver con los alquileres y ventas de viviendas, locales… Más concretamente, la Ley expone que el ámbito de aplicación es a los arrendamientos de fincas urbanas que se destinen a vivienda o a usos distintos del de vivienda, es decir, cuando la finca se utilice como vivienda y todo lo que tenga que ver con la misma, como puede ser mobiliario, trasteros, plazas de garaje y otras dependencias.  Si tienes una finca y la utilizas con otro fin como puede ser comercial, profesional, cultural o de casa de verano, también depende de esta ley.

En la Ley de Arrendamientos Urbanos te vienen todos los puntos que hay que llevar a cabo para que no se pueda sancionar y cumplas la ley. Dentro de esta ley te aparece la duración de contrato, donde te marca el plazo mínimo, la prórroga del contrato, el desistimiento del contrato, los tipos de vencimiento: como puede ser separación, divorcio, nulidad o defunción. En esta misma ley también te indica todo lo referente a la renta, es decir la determinación de la renta, la actualización de la misma, la elevación de la renta y los gastos. En la ley de arrendamiento urbano también se reflejan los derechos y obligaciones de las partes, la suspensión, resolución y extinción del contrato y los usos distintos que se le puede dar a la fina que no sea el de vivienda.

La Ley de Arrendamientos Urbanos está compuesta por cinco títulos, cuarenta artículos, diez disposiciones adicionales, seis disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y cuatro disposiciones finales.

El actual gobierno quiere reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos para intentar dinamizar y flexibilizar el mercado del alquiler a la vez que priorizar la voluntad de las partes frente a las obligaciones legales. Para ello, lo que se va a intentar llevar es que el periodo del contrato cambien, y pase de cinco años a tres, y en el caso de la prórroga automática, pase de tres a uno. En total serán cuatro los años de alquiler que estén amparados por la ley. También se reduce el periodo de antelación con el que el inquilino debe avisar de que abandona la vivienda que se reduce a un mes. Este mismo es el tiempo que tiene el propietario para avisar a los inquilinos siempre y cuando acredite que necesita la vivienda por causas de divorcio o para algún familiar de primer grado.  En el caso de desahucios por impagos, el propietario le basta con un requerimiento notarial o judicial para poder llevarlo a cabo.

Además, ahora con la nueva Ley de Arrendamiento Urbano, hay nuevo incentivos fiscales, como es la exención del 70% en el impuesto de la renta para los duelos que no residan en España y si vives en la Unión Europea y tienes entre 18 y 30 años, será el 100%. Otra de las medidas es la posibilidad de que las partes puedan pactar la actualización del precio del alquiler, en lugar de actualizarse automáticamente con el Índice de Precios al Consumo (IPC)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *