El teléfono forma parte de nuestra vida, es una herramienta esencial para comunicarnos y así lo constatan las cifras en telefonía y usos de la comunicación. Aunque la telefonía móvil perdió usuarios durante el último año –más de 2,7 millones según datos de 2012 y correspondientes en su mayoría a segundas líneas- sigue siendo la forma de comunicarnos más utilizada, con un ligero repunte en las líneas de móviles hasta alcanzar las 170.000 ganadas durante el pasado mes de julio. Son los datos de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, CMT, que constatan un aumento progresivo desde el pasado mes de mayo y que sitúa en más de 52 millones (52,19) el número de líneas de telefonía móvil que se mantiene activas en nuestro país. Hay otro dato interesante que se desprende de las estadísticas de telefonía en España, y es que la moda del smartphone nos ha conquistado, con más de 22 millones de usuarios, lo que a su vez se traduce en más del 60% de los que tienen un móvil.

Las que sí han subido en los últimos años han sido las cifras de portabilidad, con cambios constantes por parte de los usuarios en busca de las mejores condiciones para su móvil. Las cifras no dejan lugar a dudas: este año la cifra récord de portabilidades, según datos de la CMT, se ha dado durante el pasado mes de julio, con más de 638.000 intercambios, lo que se traduce en un 47% más que en el mismo del año periodo pasado (julio 2012). Cifras que, no obstante, no sorprenden ni a la comisión ni a los expertos, ya que son el resultado de la competencia entre operadores de telefonía móvil y de la búsqueda, por parte del cliente, de las ofertas que mejor se adaptan a sus necesidades y al uso que le da al teléfono móvil. Una cifra, no obstante, sin precedentes, y que se traduce en más de 19.000 los usuarios que, cada día, deciden cambiar de operador de móvil en nuestro país.

Las estadísticas de telefonía en España también constatan otra tendencia, la caída de las líneas de prepago y de las datacards, siendo ampliamente superadas por las líneas de móvil, un aparato que no solo nos permite hacer y recibir llamadas, sino contestar a los mensajes, enviar fotos, vídeos… El teléfono fijo, aunque sigue siendo imprescindible en algunos casos, sigue cediendo protagonismo y escenario a otras vías más novedosas de comunicación y, sobre todo, con menos limitaciones físicas. En nuestro país, según datos de la CMT, hay cerca de 19 millones de telefonía fija, en torno a un 2% menos que en 2012.

La crisis no ha pasado de lado y también está teniendo su incidencia en la telefonía, si bien las cifras también constatan que el teléfono móvil es una de las formas de comunicación más utilizados por usuarios de todas las edades. La telefonía móvil ha hecho posible que estemos conectados a cualquier hora y desde cualquier lugar.